Machu Picchu, Waynapicchu y su mágico Templo de La Luna.

DSC01198

Esta vez, casi desde las nubes… ¡Hola, amigos viajeros!

Autobús de Cusco a Hidroeléctrica. Precioso trayecto de 6 horas de duración por carreteras de montaña y selva, no apto para aquellos que se mareen en el coche. Por 30 soles lo encuentras(no llega a 10 dólares). Caminata de unas 3 horas de Hidroeléctrica, donde te deja la van, a Aguas Calientes, el pueblo más cercano a Machupicchu. Metido entre montañas y atravesado por las vías del tren.

Al día siguiente, el sonido de la alarma nos despierta en el hostel, a las 3:50 de la madrugada. En ese momento no hay sueño. Los nervios y la ilusión por visitar otra de las maravillas del mundo hace que te levantes emocionado y cargado de energía… ¡Allá vamos!

Para visitar Huaynapicchu hacen dos grupos, nosotros elegimos el primero, a las siete de la mañana, para disfrutar del amanecer. La entrada, al igual que para Machupicchu puedes comprarla el día anterior, para Huayna no. Su censo es reducido y deberás reservarlo mínimo con dos meses de antelación.

Puedes subir caminando a las ruinas. Si vas a visitar solo Machupicchu sin problema, pero Huayna es un paseíto vertical así que nosotros, gracias a la recomendación de Igor y de gente local, decidimos coger el autobús que sale a las 5:30 de la mañana, y, menos mal, si no, lo que vino después se nos hubiera hecho cuesta arriba. Nunca mejor dicho. ¡Gracias, Igor!

Si echáis un vistazo a la segunda foto, la empinada montaña que se ve detrás es Huayna, o Wayna. Desde ella podrás observar la Ciudad Inca como si fuera una ciudad de hormigas. Eso si, primero tendrás que subir los más de 500 escalones, que se van estrechando conforme vas llegando a la cima. Al contrario que Machupicchu y su sencillez para conocerla, esta montaña no está recomendada para hacerla con niños o personas de edad avanzada. Formada por escalinatas empinadas, en las que encuentras a un lado la pared y al otro precipicios. Hay zonas habilitadas con cables de seguridad. En tan solo una hora, depende de la capacidad física de cada uno, habrás llegado a la cima.

Personalmente, la ciudadela de Machupicchu en sí es muy bonita, toda una experiencia. Pero, lo que me aportó Huayna fue increíble. No concibo la visita a estas ruinas sin llevarte esta montaña en tu corazón. Conocida como “La montaña joven”. Merece la alegría la subida, el extra que pagas en la entrada, el madrugón y lo que sea. Prometido.

Huayna es mágica.

Tras llegar a la cima, decidimos hacer el camino hacia “El Templo de La Luna”. Caminata de 4 horas, sumadas a las casi dos de subida y bajada anteriores. Sales de las escaleras de la montaña y te adentras en un camino de hadas por medio de la selva. Hábitat de aves, mariposas e insectos. Comienzas a bajar hasta que se hace paso una explanada. Llegamos al Templo. Alejados del ruido y los gritos de los turistas que había en la cima, o en la Ciudadela. Aquí, en cambio, encuentras Paz. Es una construcción realizada dentro de un conjunto de cuevas. Su techo es la propia roca, el resto lo tallaron para que encajase perfectamente, una gran y positiva combinación del hombre y La Tierra. Metafóricamente, el tempo está comparado con el interior de la Pachamama, con la vulva de La Madre Tierra. Lugar de ceremonias con el Cactus de San Pedro como protagonista y guía del Ser.

Aquí se respira tranquilidad, equilibrio, calidez, serenidad, misticismo, y como ya dije, Paz. Una combinación insuperable, extraordinaria, que crea una armonía increíblemente perfecta. Emana calma, emana felicidad.

¿Y tu? ¿Te animas a que Waynapicchu entre en tu vida? Lo hará para quedarse. Y, eso, es maravilloso.

Tras 5 horas de caminata, corrijo, de buena caminata. Todo subidas y bajas con, entre medias, 30 segundos de sendero, bajamos a visitar la Ciudadela de Machupicchu. Uno de los hallazgos arqueológicos más famosos del mundo. Recorrido por las aguas del río Urubamba. Su significado en quechua es”Montaña vieja”. Por tanto, representa la dualidad con Huaynapicchu.

Un mundo aparte que te hará sentir pequeño rodeado de tal inmensidad, y a la vez te facilitará el darte cuenta que eres/formas parte de un todo.

Ya de vuelta, tuvimos la suerte de deleitarnos con un increíble atardecer. Qué bonitos estos momentos, y qué bonitas aquellas almas que son felices tan solo contemplando una salida o puesta de sol.

Como bonitas son las personas que tuvimos la suerte de conocer en este viaje.

Nuestros amigos de México, a cada cual más amable, abierto y agradable. Los cuales nos aportaron muchos conocimientos y nos dieron un montón de consejos que apuntar en la agenda. Incluso gracias a ellos,  ¡hemos cambiado nuestro plan de viaje!. Muchas gracias por vuestra calidez y por todo a Daisy, Juan Luis, Kary, Yussel y Chris. Esas personas con las que te sientes tan a gusto que aún habiendo pasado un día sin parar como éste, pasarías la noche entera hablando. Queda pendiente la visita a casa y el huerto de su abuelita y el pozole vegetariano de la mamá de Luis.  ¡Esperamos veros pronto, chicos!

DSC01314-compressed

No puedo terminar esta entrada sin nombrar al que fue nuestro compañero de habitación la primera noche en el hostel y luego se ha convertido en una anécdota cuanto menos especial y muy graciosa. Ezequiel. Nos volveremos a encontrar, ¡por decimocuarta vez! Buen viaje y buena vibra, amigo.

DSC01369-compressed

Y con la cara que se te queda tras tomarte una Cusqueña, cenar en el local de una abuelita peruana con mucho carácter, pero encantadora, y poder darte un gran ducha de agua caliente después de haber caminado, disfrutado y respirado por una de las maravillas del mundo, nos despedimos.

¡Hasta pronto, amigos!

DSC01308-compressed

3 comentarios en “Machu Picchu, Waynapicchu y su mágico Templo de La Luna.

    1. ¡Hola! ¡SI! A la mañana, a las 6.30 de la mañana no había prácticamente nadie, estábamos solos. Esperamos que abrieran Huaynapicchu a las 7 mientras comtemplabamos esos increíbles paisajes.
      A las doce cuando salimos de Huayna las ruinas de la Ciudadela estaban llenas de gente ya, a rebosar.
      ¡Un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s