Ruinas de Cobá

dsc05760

Nos vamos de Tulum. Cogemos el autobús ADO que nos dejará en la maravillosa Cobá.

Hay un local, donde están pintando y haciendo artesanía, que te guardan las mochilas por 30 pesos todo el día, es como 1.50 dólares, para ser zona turística está mejor que bien.

Precio de las ruinas: 65 pesos (3.50 dólares) por persona.

dsc05694

Es un yacimiento arqueológico de la cultura maya, a unos 40 kilómetros de Tulum, pertenece a Quintana Roo. Su significado aproximado es “humedad de agua” o “agua turbia”, casualidades de la vida, allí disfrutamos del agua de la lluvia.

Muy bonitas ruinas, y todo lo que las rodea. Muy buenas vibras. Y, si, había gente, pero debido a su extensión no se aprecia aglomeración como, por ejemplo, en Tulum.

dsc05729

Hay varios edificios construidos en distintos puntos, puedes andar, alquilar bici o montar en una especie de tuc-tuc que son triciclos. Nosotros fuimos dando un paseo, merecía mucho la pena. Eso si, se anda bastante. Pero luego te encuentras con una cabañita en la que poder hacer un breve descanso, una pequeña siesta antes de subir la pirámide más alta de Cobá.

dsc05743

Se notaba el calor sumado a la humedad. En lo alto de la pirámide nos encontramos con un perro desfallecido, al que los niños ponían nombre junto con sus papás y se acercaban a verle pero nadie daba agua. Una vez bebió, se fue a tomar una siesta a la sombrita y se quedó tranquilo. Yo también.

Su bosque, sus árboles, sonidos y olores te atrapan. La verdad que nos encantó.

dsc05771

dsc05786

dsc05792

Y llegó el momento de conocer a Manuel. Comimos en uno de los dos bares que encontramos, no vimos mucho más, de hecho una opción por si no encontrábamos transporte para ese día era hacer noche allí, pero hay poco alojamiento. Esperamos al autobús, nos comentaron que pasaban tres buses de la compañía Oriente al día, teníamos esperanza de que faltase el último por pasar, pero justo paró un taxi, era Manuel, nos ofreció el viaje a Valladolid por tan solo 100 pesos (5 dólares), un servicio de 10, y mejor compañía.

Hablando con él acerca de que teníamos intención de pasar una noche a un poblado para dormir en hamacas, nos ofreció la casa de su mamá, durante una noche, dos, las que fuéramos a estar. Allí dormiríamos en hamacas a cambio de poco más de 3 dólares por cabeza y noche. Y llegamos a Valladolid, y, por ende, a casa de Doña Lola, o Doña Loli, llaman de ambas maneras a la abuelita, la madre de Manuel.

Y dormimos en hamacas…

img_20161228_072519809

¡Hasta pronto, amigos! Dulces sueños…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s