Toniná y su pirámide maya.

Toniná cuenta con un yacimiento arqueológico perteneciente a la cultura maya, que se encuentra en Ocosingo. Por lo que nosotros, nada más desayunar en el bar de Manuel buscamos las combis para llegar allí.

img_20161218_111417244

Las combis, como ya dije antes son pequeños autobuses o furgonetas locales, es la manera más económica de viajar. No hay horarios establecidos. Entras y cuando se llene de gente sale a su destino, haciendo paradas donde la gente necesite bajarse.20161218_111450

img_20161218_111439943

Por 10 pesos, 50 centavos, te dejan en la puerta de las ruinas arqueológicas.

Una vez en las ruinas, tienes que registrarte , con tu nombre, nacionalidad, la hora en la que entras y el número de personas que van contigo. No cobran entrada, pero puedes pagar voluntariamente. Un donativo. Creo que es necesario para la conservación de mágicos lugares como este.

Y entramos a la zona arqueológica. Se dice que aquí traían a prisioneros para decapitarles mediante rituales, ya que, al relacionarse con los toltecas, los mayas de Toniná vieron en la sangre humana el elemento que alimentaba al universo, y entendieron a la guerra como la oportunidad de obtenerla.

img_20161218_120516624

img_20161218_120848741

img_20161218_122507004

img_20161218_125951017

img_20161218_133341007

img_20161218_132113450

La subida principal es elevada pero se sube mejor que por aquí, que era uno de los laterales y prácticamente tenías que escalarlo.

img_20161218_135826347_hdr

img_20161218_140330757

img_20161218_142554548

De vuelta tienen un museo de objetos e información encontrada allí que está bastante bien, es gratuito y además, después del calor que hacía en la pirámide, se agradecía el fresquito de allí.

Lugar recomendable 100%. La zona arqueológica de las más grandes y menos visitadas que hemos encontrado. De hecho, cuando llegamos por la mañana, al fijarnos en las inscripciones solo habían entrado como 6 personas más. Todo mexicanos, ya que era domingo y ese día los locales no pagan la entrada a ninguna zona arqueológica.

Y ya de vuelta a Ocosingo, merienda en el Restaurante de Julio y a descansar. A las siete de la tarde ya estamos metidos en la cama.

La próxima entrada es una de nuestras favoritas, no digo más…

¡Hasta pronto, amigos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s